dimecres, 6 d’abril de 2011

Necesidad de un terremoto político

Hoy hace dos años del terremoto del Abruzzo. Y, aunque hoy todos tengamos la mente puesta en las devastaciones sísmicas de Japón, HaitíChile o Sumatra; quiero volver a tener un recuerdo para los aquilanos desde el Cráter.

Son muchos los días que han pasado pero pocas las cosas que han vuelto a la normalidad para la gente que debe sobrevivir allí. L´Aquila sigue sin recuperar la vida de antes (comparación en imágenes de la ciudad el día del terremoto, hace un año y hoy).

Mientras, sin embargo, Berlusconi sigue gobernando aferrado al poder y huyendo del banquillo que hoy debía juzgarle como imputado por abuso de poder y prostitución de menores. Y mientras, aquí, Camps sigue gobernando también preparándose para una nueva campaña electoral con un presunto delito de soborno impropio sobre sus hombros.

Terremotos geológicos nos sorprenden periódicamente destrozando vidas y gentes, dejándonos sumidos en una profunda impotencia, ¿para cuándo terremotos políticos que nos devuelvan la esperanza en los gobernantes?