divendres, 20 de juliol de 2012

Discovering Durham

La catedral y el castillo desde el río Wear en la tarde soleada del domingo pasado.
Descubrir que para ir a cualquier sitio tienes que subir y bajar montañas, que el acento de por aquí es complicado, muy complicado, que la ropa tarda cinco días en secarse, que el cartero siempre llama a las 11:38, q a las 5a.m. ya es de día, o incluso antes, que con el móvil 3.uk, sigue funcionando el whatsapp VF.es, que hacerse el carnet de la biblio es mucho más fácil e inmediato que en Torrent y además te regalan un punto de lectura, que la ropa de las tiendas es horrible, que la gente de por aquí es muy maja, y algunos juegan al cricket junto al río, que el sol sólo pasa a veces para saludar, que en los supermercados hay pasillos con medicamentos, que, aunque en la mesa seamos 2 valencianos, 2 chilenas, una argentina y un suizo, se habla en inglés; que las sandías existen, pero son enanas, con corteza enana, pepitas enanas y sabor enano, que los jueves hay música celta en directo en el Dun Cow, que las gaviotas viven en nuestro tejado y que según sople el viento el olor a mar llega a casa, que cojas el footpath que cojas, acabas en el río, que estos británicos se han vuelto locos con las Olimpiadas (igual ha sido tras ver el equipaje del equipo español), que la Queen mueve masas, que sé arreglar cierres de maletas, que paseando tienes el hipermercado a un minuto de casa, campos con vacas y caballos a tres, bosques tras cinco, y dos momumentos patrimonio cultural de la humanidad a media horita de paseo.

Descubrir que he perdido un poco la inspiración bloggera, y que las cosas por la terreta van a peor. :(

Por el momento me bajo este finde a Londres, regalazo por mis 30 :D

2 comentaris:

lola ha dit...

Y si no sopla el viento, siempre puedes oler tú misma a mar :)

Qué tal la city?

Raquel* ha dit...

Sí, sí... ¡y lo hago!

La city... Durham or London?