dilluns, 23 de juliol de 2012

London weekend

Sin casi tiempo para asentarme en Durham, el viernes por la tarde nos subimos en un tren que bajaba hacia Londres. Nada más bajar en King's Cross, me di cuenta de que ya me había habituado a la calma de Gilesgate, y de que tras su reforma, la estación es mucho más chula de lo que la recordaba. Del tren al metro, y de ahí al hotel. Durante los escasos 20 minutos que pasamos dentro, llovió todo lo que tendría que llover el fin de semana, así que afortunadamente los paraguas sólo los paseamos. Salimos del metro a deslumbrarnos con las pantallas gigantes HD de Picadilly, paseamos bajo los farolillos rojos de Chinatown y cenamos tarde para un británico, pero factible en Londres, en una callecita estrecha junto a la plaza del Soho. Tenía antojo de vietnamita pero acabamos en un tailandés, el Thai Soho, que me encantó a pesar de que, como siempre, acabo pidiéndome lo más picante de la carta... Dimos un buen paseo, y esperamos a que los niños de Nunca Jamás se apoyasen en las agujas del Big Ben (ahora, Elisabeth Tower).


Nuestras compras en Londres. Dejémoslo en atípicos souvenirs...


A la mañana siguiente, con las sábanas casi tatuadas, desayunamos en la terraza de Lo Spuntino, lo que parecía un italiano y acabo siendo de un señor gallego con ganas de hablar. Seguimos paseando hasta Portobello Road, nos acostumbramos a las masas, y disfrutamos con los puestos de antigüedades con cámaras de fotos, letras de imprenta o máquinas de coser. En Books for cooks nos agenciamos un libro de recetas de cocina británica, por eso de la integración, a pesar de las reticencias del librero, que no entendía que dos acentazos españoles fuesen capaces de cometer tal sacrilegio y pensar en cocinar otra cosa que no fuesen tapas y cocina mediterránea. Lo que él no sabía, ni sabe, es que de allí nos fuimos a ver a los García, donde cargamos con un bote de lentejas, un espetec, membrillo y un paquete de pipas... y una web para poder hacer pedidos que nos traen a casa :) 
Seguimos caminando, atravesamos Hyde Park, y visitamos los rincones más frecuentados hace ya unos cuantos años por el "señor de las estrellas viajeras". Exhibition Road ha cambiado mucho, y las terrazas con mesas y sillas de colores alegran la zona, y el sol invitaba a sentarse en alguna de ellas. Tanto invitó, que no quedaba sitio y acabamos comiendo comida de pub bastante normalito en el Hoop&Toy, De allí, cogimos un metro hasta Westminster y nos hicimos todo el Bankside hasta la Tate, que nos costó mucho más de lo previsto porque estaba lleno de historias: mascotas de las Olimpiadas, pilares recubiertos de escurrepastas verdes, un parque de arena de colores, un puente en obras, un mercadillo de libros antiguos donde acabé regalándole al "señor de las estrellas viajeras" dos ejemplares mostosos-but-sabrosos de libros de divulgación astronómica, un cabaret, un carrusel... En la Tate disfrutamos de las instalaciones de la nueva zona que abrieron hace una semana, The Tanks, espacio increíble para albergar ese tipo de instalaciones artísticas, al igual que el resto del edificio, nos tomamos un café en uno de los miradores, echamos un vistazo a alguna de las exposiciones y otro vistazo a la tienda, en busca de sujetalibros buenos, bonitos y baratos. No tuvimos opción de discutir qué entendíamos por esos tres adjetivos porque no habían... Así que el "señor de las estrellas viajeras" me acabó regalando una reproducción de la línea del tiempo de artistas que decora la zona de escaleras mecánicas (Thanks!). Volvimos por St Paul's, haciendo un poco el gambArtista por el camino, a coger el metro hasta Notting Hill. Cenamos en Da Sugo, en Notting Hill's Gate, un italiano cutre pero buenísimo y posiblemente con el mejor tiramisú que he probado en un restaurante. De ahí, nos fuimos a por una birra orgánica en el Churchill Arms hasta que los cacharros que inundan el techo pesaron menos que nuestros párpados.

El domingo amaneció como el mejor domingo de verano inglés ever. La terraza del italo-gallego estaba llenísima y acabamos desayunando en un cutrelugar que mejor no recordar. Cogimos el tren jabalina desde St. Pancras a Stratford Station para dar una vuelta por la zona olímpica... ¡error! Está cerrado al público y sólo se puede echar un vistazo a las instalaciones olímpicas desde el mirador del centro comercial, junto a la tienda de merchandising oficial, feo y caro, como suele pasar con estos eventos. Y durante las Olimpiadas, sólo se podrá entrar a pasear por allí previo pago de 10 libras! En fin, decepcionados por la valla y por lo feos que se ven el estadio olímpico, la torre y otras instalaciones, nos fuimos hacia Greenwich a comer un sandwich en el jardín, pero tampoco pudimos entrar porque allí está el hipódromo olímpico y ya tienen todo el parque precintado. Así que acabamos junto al río, cruzamos el Támesis por el túnel subacuático y nos fuimos hacia el Barbican, donde nos esperaba en "señor de la buena vida", nos tomamos un zumo (confirmo que me gustan mucho los zumos ingleses de manzana) en la plaza y nos subió al piso 40 de la torre donde vive una amiga suya para que viésemos las vistas... Londres a nuestros pies un día nítido es algo que sólo puede conseguir él :P (Thanks!). Y de allí, al tren. Una avería en un tren previo nos dejó parados en el tren a mitad de camino durante más de una hora, y el revisor nos repartió uno a uno las hojas de reclamaciones para que nos devolviesen el dinero; en Renfe también hacen eso, ¿no? (ironía)

Y llegamos a casa. Se me hace muy raro que volver a casa no sea volver a leer "Eixida" sino tomar un taxi hacia Gilesgate.


"Señor de las estrellas viajeras", ¡mil gracias por el finde!

4 comentaris:

Josep Bautista ha dit...

Veo que lo pasas genial!! y me alegro por ello :D
Que envidia cuando he leido Picadilly Circus, yo quiero!!

Raquel* ha dit...

Jeje, se hace lo que una puede :P
¡Espero que tu visado vaya por el buen camino!

Josep Bautista ha dit...

Ya falta menos para la visa!! 30 de agosto diran los resultados :S

Raquel* ha dit...

Suerte!!!! o... 運 (según dice el traductor de Google... jeje, q yo de japonés no tengo ni idea ;)