dimarts, 11 de maig de 2010

The End

Amelie, Mio fratello è figlio unico, Caramel, Vicky-Cristina-Barcelona, Spinnin´, El secreto de sus ojos, París, Quelque chose à te dire, Le Concert... son sólo algunos de los títulos que he disfrutado en estos cines. Cine de medios pequeñitos, pero de películas grandes; sin sonido envolvente, pero acogedor; sin palomitas y sin niñatos... Llenar el cartoncito siete veces y disfrutar la octava aún más, llamar a última hora al "señor de las ilusiones divertidas", cenar algo rápido en el Aljuzama con mis arquitectillos o aparcar en el último instante de puntazo, ver lo que fuese en italiano, o películas que sólo hicieron allí y sólo durante unos días, entrar gratis con el carnet del poli, o con el año de cine que me tocó aquella vez...
Las luces de la sala se encienden. Los Albatros se apagan.
Se les echará mucho de menos mientras queden los Babel; después... nos tendremos que montar nosotros la película.

2 comentaris:

la señorita de los complementos geniales ha dit...

snif snif... también vimos a Santi y a su butifarra!! jjjjj

Raquel* ha dit...

Vaya... no recordaba si eso lo habíamos visto allí o en los Babel... q peliculón! jajajaja