dilluns, 21 de juny de 2010

El arte de una gran defensa



No suelo hacer entradas sobre las campañas de Amnistía Internacional, para eso ya está la columna de la derecha (aunque me cueste actualizarla), pero ya que estos días sólo se habla del Mundial y que han hecho una campaña aprovechándose de ello para hacer llegar el mensaje hasta quien sólo piensa en fútbol, pongo mi vuvuzela a su servicio para darle un poquito de difusión. Ahí va:



"Amnistía Internacional tiene una selección propia y ganadora, un equipo de 11 defensores y defensoras de los derechos humanos de todo el mundo.

Nuestra selección es internacional y multiracial y está compuesta entre otros por Joel Nana (de Camerún), Claudia Lema (de Perú), Amina Janjua (de Pakistán), Mukhmed Gazdiev (de Rusia) o Shadi Sadr (de Irán). Ellos no son conocidos y se enfrentan a una férrea defensa ya que las autoridades de sus países los ignoraran cuando no los reprimen, hostigan o incluso desaparecen.

Sin embargo, nuestro equipo no se esconde, siempre se ofrecen al compañero y sudan la camiseta, como cualquiera de las grandes estrellas. La diferencia es que para los activistas marcar un gol significa salvar una vida, a veces la propia. Son personas que luchan por defender la libertad de expresión, contra la terrible pandemia del sida - que hace estragos en la misma sede del Mundial-, por denunciar los abusos de las grandes compañías contra las comunidades pobres, contra la impunidad por los crímenes de guerra, porque las mujeres tengan acceso a un médico cuando van a dar a luz o por encontrar a sus familiares desaparecidos, etc.

Son verdaderos héroes, aunque su premio no sea recibir una copa en lor de multitudes en el mes de julio, sino luchar por la igualdad, la dignidad y la justicia para todas las personas."