diumenge, 20 de juny de 2010

¿Hasta cuando?

Una amiga publicaba la noticia de la grabación de este vídeo, y después de verlo y sentir el corazón encogido, creo que merece mucho la pena difundirlo. Pero duele más leer los comentarios que se están escribiendo en YouTube, hay expresiones que parece que no hayan cambiado, y hay odios irracionales que se mantienen. Y eso todavía me encoge más.