divendres, 19 de novembre de 2010

Rompiéndome los cuernos y los tímpanos

Mientras la media baja que me queda, que ya me permite pensar un poco, la dedico a romperme los cuernos para encajar una distribución decente de módulos de estanterías para el nuevo estudio, el teléfono se desquicia y se pone a sonar, sin parar, pero no es que llamen constantemente, es que se ha quedado enganchado con la última llamada entrante y el riiiiiiiinnnnngggggggggg no se termina y se me ha incrustado en el cerebro... y entonces veo esto y ya no sé si es que estos suecos nos engañan como quieren o son consecuencias de la locura producida por el daño cerebral.

2 comentaris:

El señor de las estrellas viajeras ha dit...

Jeje, y yo que pensaba que me ibas a recomendar una estantería...

Desde luego, estos suecos son muy raros, yo no sé qué les ve la señorita de la bufanda naranja...

Raquel* ha dit...

jaja... lo de tu estantería se está prolongando demasiado...
yo me puedo imaginar lo que la "señorita de la bufanda naranja" puede ver... o intuir :P