dimarts, 11 de gener de 2011

Se han pasado de sueños...

En mi carta a los Reyes Magos pedía no parar de ver buenas películas y de momento vamos bien: una tarde de cine con muy buena, aunque extremadamente sangrienta, Balada triste de trompeta y una Metrópolis recién restauradita junto al dvd esperando un nuevo visionado.
También pedía ratos para leer, y los estoy encontrando en los viajes del metro (por cierto, apoyo al "señor del parquet dulce" en su indignación máxima con Metrovalencia: a mí me ha pasado lo mismo,... llamadlos MetroValencia o robabilletes) o en los entornos del sueño con una Riña de gatos que me desvela.
Pero lo que más me está desconcertando es lo cargados que han venido de sueños detalladísimos que me hacen pensar demasiado. Son tan raros que algo tienen que significar. Desde atracos en gasolineras con gafas de sol, tragaperras y monedas de Zimbabue o encuentros forzosos,... hasta acompañar a los tres del balón de oro por una alfombra como la de los Óscars a la recepción oficial que iban a hacerles mis abuelos y tener que convencer a mi abuela de que no pasaba nada si se entretenían por el camino firmando autógrafos aunque se enfriase la paella. Pero vamos, que ni me ha tocado el Euromillones ni me deslumbra la fama... Aunque esta tarde he tenido una visión.

2 comentaris:

El señor del parquet dulce ha dit...

Deu meu, què bo lo de la recepció de la iaia :D

Raquel* ha dit...

La paella dius? hehehe
I tu què fas de passeig pel Cràter en lloc de treballar? :P