dissabte, 26 de febrer de 2011

Dos años pasando por el Cráter

Hoy hace dos años que me "alquilé" este Cráter en la Luna como lugar de escape.
Algunas cosas han cambiado mucho desde entonces; otras, sin embargo, permanecen inalterables.
A veces es bueno que las cosas se mantengan como están, pero hay muchas otras que deseas que evolucionen sin conseguir sacarlas del estanque fangoso en el que están varadas.

Hace dos años soñaba con acabar la carrera; hace uno, soñaba con tener algun fin de semana libre; hoy, sueño con tener curro (remunerado, que del altruista ya voy servida).
Hace dos años mi corazón estaba pisoteado; hace uno, era invisible; hoy, me lo lleva suavemente entre estrellas.
Hace dos años mi cabeza estaba en la Luna; hoy, sigue por allí. Igual de firme que mis pies, que llevan desde entonces en tierra.

Este aniversario coincide con el cumpleaños del "señor de las nubes deportistas", ¡ya van 29! ¡Muchas felicidades con el cielo despejado*!

Pero este aniversario no lo pasaré en casa, esta entrada la he dejado programada. Pasaré el día desayunando en una terraza al sol* de Ciutat Vella con el "señor de las estrellas viajeras", a remojo en un circuito termal (cortesía de mis arquitectillos) con la "señorita de las margaritas mágicas", comiendo en familia y pasando el resto del finde en Ayora, en el Gazpatxo Rock, con la "señorita de la bufanda naranja" y el "máster del gazpatxo metálico".

¡Brindemos hoy con kalimotxo! El vino y el cava los dejaremos para otra celebración ;)

*lo del cielo despejado y el sol es una ilusión, probablemente hoy esté nublado :(

2 comentaris:

El señor de las estrellas viajeras ha dit...

Muchas felicidades, lunática!
(y siento haberte fastidiado el plan que tenías tan bien diseñado para ayer :P)

Raquel* ha dit...

Muchas gracias... cambiar desayuno por birra aperitivera tampoco estuvo mal ;)