diumenge, 20 de novembre de 2011

7:45 am

(No me confundo con el corto de Vigalondo.)


El día ha empezado con una tormenta premonitoria, metáfora natural de la que nos va a caer si todos los pronósticos y sospechas se cumplen. Y la mañana ha quedado grisoscurocasinegro, como el color que nuestra generación le ve al futuro. Ahora asoma un poco el SOL, ¿hay motivos para la esperanza?

¡Me voy a votar! ;)

2 comentaris:

isabel ha dit...

la esperanza es lo último que se pierde

Raquel* ha dit...

:) Hay veces que no hay nada más,... entonces ya es lo último ;)
Pero no te preocupes, mañana te llamo ;)