dissabte, 5 de desembre de 2009

Odio los centros comerciales...

... y mucho más un sábado por la tarde. La "señorita de las margaritas mágicas" bien sabe que rechazo casi todas sus invitaciones a acompañarla, pero hoy debía ir. Y parece que también debían ir el resto de los valencianos que no se han ido de puente, o los que tenían puente desde más lejos pero han decidido venir hasta este centro comercial a hacer sus compras o su vida social.
Los 13 km que separan el aparcamiento de mi casa, ¡me han costado 1 hora! Y las compras, pues demasiado también, el atasco de carros de supermercado ha sido digno de mención.
Así que lo que tenía que haber sido una tarde de sofá, de peli pastelosa de Hugh Grant o similar, de proyectar un ratito o de tocarme la nariz; se ha convertido en una tarde muuuy estresante. Pero bueno, ahora ya tengo la nevera llena.