dimarts, 28 de juny de 2011

Colas, formularios y gatos

Mañanas de papeleos, colas que no se acaban o sí, porque no quedan números. 
Cuando consiga mi objetivo me explicaré más, para dejar constancia del sinsentido de la burocracia.
Internet dice que esta foto fue tomada durante un cásting de gatos para una película de Alfred Hitchcock.
Esta noche he soñado con un gatito, y mira: 
"Si una chica sueña que tiene un gato o un gatito en su regazo, significa que se dejará influenciar para apoderarse de algo que no es suyo o para traicionar a otros."
¿Será que me colaré en la próxima ventanilla? Si no va a ser eso, tened cuidado conmigo. Os pido disculpas por adelantado. Perdonadme porque no seré yo, será mi subconsciente.

Y sin pedir disculpas por ello... Moltes felicitats al senyor del parquet dolç!!!!

3 comentaris:

Medi ha dit...

Hola Raquel,
Que se dice de los hombres que sueñan con gatos, la verdad que yo siempre sueño con un gato, es raro pero es cierto...

El senyor del parquet dolç ha dit...

Senyoreta dels blaus poperos! Ja em contaràs quins son els teus lios indignants del ministeri de justicia...

Molts besets i gràcies!

Raquel* ha dit...

@El senyor del parquet dolç: No em diues "blaus poperos" que amb confondre una lletra ja l´hem liada... ;) De res, peixet!

@Medi: Hola Medi! Cuánto tiempo! ¿Por dónde andas?
Pues según la interpretación de los sueños, soñar con gatos puede tener muchos significados. En general buenos, pero alguno un poco xungo. Espero que sea de los buenos ;) (Yo tengo un truco, sólo me creo esto de la interpretación de los sueños cuando me es favorable;) Te los transcribo:
"Los gatos tienen connotaciones femeninas. Un gato representa la sensualidad, la sexualidad, a la mujer. Nos habla de situaciones en las que es mejor utilizar artimañas o formas encantadores y suaves, para convencer a la gente y conseguir lo que queramos.

En general soñar con un gato es signo de buena suerte, siempre y cuando no le atropelle o no le mate.

Un gato que le ataca en el sueño representa sus enemigos. Si logra ganar la lucha, superará en la vida real grandes obstáculos y logrará fortuna y fama. Pero si consigue echarlo, le vendrán grandes obstáculos, pérdida de dinero y cogerá mala fama.

Si sueña que acaricia a un gato, significa que siente un amor ardiente por alguien.

Si sueña que está matando a uno, significa que se deshará de un enemigo.

Si sueña que le araña y muerde un gato, se avecina un gran problema. Un enemigo se aprovechará de usted y le plagiará su trabajo, para llevarse él los méritos.

Si sueña que le está dando de comer a un gato, significa que traicionará a su pareja.

Si sueña que oye maullar a un gato, significa que le pasará algo desagradable. Puede que algún amigo o compañero de trabajo, le critique, diga que usted ha dicho o hecho cosas que no ha dicho, sólo para hacerle daño.

Si sueña que ve gatos en su sueño, le advierte que dulcifique su carácter, es demasiado agresiva. También que está en peligro.

Soñar que se encuentra con un gato famélico y sucio, significa que recibirá malas noticias de allegados suyos que viven lejos. Algún amigo puede haber sufrido un accidente y estar a punto de morir; pero si logra apartarlo de su vista, su amigo se recuperará tras una larga enfermedad.

Si una chica sueña que tiene un gato o un gatito en su regazo, significa que se dejará influenciar para apoderarse de algo que no es suyo o para traicionar a otros.

Si un comerciante sueña con un gato, será mejor que se centre en su trabajo, porque significa que aparecerán competidores que le superarán y repercutirá en sus ganancias. Deberá tomar fuertes medidas para salvar su negocio, ya que deberá vender muy barato para poder hacer frente a la competencia.

Soñar que ve un gato y una serpiente que se llevan bien, significa el comienzo de fuertes disgustos. Lo que significa que un enemigo va a intentar engañarle para que le cuente un secreto, que se supone que usted sabe; aunque usted desconfíe de él, le será difícil negarse a decirle lo que él quiere saber, aunque esto le implique a usted también y tema ver su vida privada expuesta al público.