dimarts, 10 d’abril de 2012

#voycaminoSoria

Ayer fui responsable
de las llaves del  castillo
de Berlanga por una hora :)
Así quedan los recuerdos. A trozos y descoloridos. Los carretes velados y enganchados vuelven hoy en forma de tarjetas rayadas. No hacen falta aplicaciones que cuestan más que la educación de medio país, ni diseñadores digitales. Los recuerdos a trozos y descoloridos también son bonitos.

Soria sorprende. Y no sólo por disparos reales a pies de menores. Y el tiempo vuela y queda mucho por hacer.