dissabte, 7 de novembre de 2009

Ágora

Hace ya casi un mes que fui a verla y aun no había hablado de ella. Pero entre ayer y hoy, tres cosas me han hecho recordarla: la obvia es que alguien me preguntó por ella; la sutil, el documental que he visto esta mañana mientras desayunaba (pañuelos de papel en mano y nariz de payaso, ¡qué oportunos los resfriados!, pero de esto ya hablaré otro día...) en el que afirmaban que los cráteres de la Luna no son de origen volcánico sino de impactos externos y que hay más de 300000 (por tanto, si alguien está leyendo esto, ¡puede considerarse capaz de encontrar una aguja en un pajar!) y la urgente, la posibilidad de que lapiden a otra mujer en Irán (AI ha reabierto una ciberacción: más info y firmas, aquí).
Pues bien, la película me daba un poco de pereza; tan larga, tan histórica, tan Ben-hur... Pero el estar dirigida por Amenábar y hablar de esta Hipatia, tan renombrada últimamente, de los radicalismos, y de astronomía, pues al final me animé. Y no me decepcionó. Un consejo: nunca compreís chupa-chups en las tiendas de los cines.

1 comentari:

Raquel* ha dit...

Queda bien el cartel de la peli en el blog, no?
Colores similares, la luna llena... jaja...