dimarts, 10 de març de 2009

Lecciones de ilusión

Hoy ha sido un día inútil profesionalmente (más que profesional, estudiantilmente) hablando. Y eso me va calando, porque ya son demasiados días. Me estoy reconociendo en momentos pasados y ya superados; pero la pelota está volviendo al tamaño de antaño. 
Sin embargo, en lo personal, ha sido un día muy especial. He quedado con "la señorita de las margaritas mágicas" para ver la mascletà y me ha presentado a dos chicas discapacitadas. Una de ellas hemipléjica y la otra tetrapléjica; o más o menos, porque de estas cosas no entiendo mucho. El caso es que luego hemos ido a comer (al restaurante del Instituto Francés, genial por cierto). Por el camino te das cuenta de las dificultades de ir en silla de ruedas; el hecho de estar en Fallas no sabes si es más o menos perjudicial; porque puedes desplazarte por la calzada porque el tráfico está casicortado pero a cambio hay coches, carpas y vallas por todas partes impidiendo el paso libre por las aceras. También de los problemas cuando la batería se acaba y de ser totalmente dependiente; que tengan que darte de comer y de beber toda tu vida tiene que ser muy difícil de aceptar. Pero lo que me ha llegado muy dentro es ver las ganas de vivir que tenían las dos, la alegría que mostraban, la despedida que me han hecho, la ilusión con la que viven cada acontecimiento, lo agradecidas que son. Yo tenía miedo de ser poco atenta con ellas, o demasiado. Pero han sido ellas las que lo ponían todo lo más fácil que son capaces... y siempre con una sonrisa. Siento como que he recibido una lección. Espero no olvidarla demasiado pronto.