diumenge, 29 de març de 2009

Sr. Mostaza

Anoche conseguí ir a un concierto de estos, en principio, minoritarios. Y digo "en principio" porque la sala Wah Wah se llenó: aforo completo... La hazaña consistía en encontrar gente que me quisiese acompañar; cosa difícil para estos gustos musicales míos y para los tiempos de la ya aburrida crisis.
Pero sí, "la señorita de los complementos geniales" aceptó rápida y gustosamente (y más después de quedarse sin entrada de sus admirados Vetusta Morla... un saludo que sé que me lees ;)) y con ella su "señor de las estrellas viajeras" (algun día me atreveré a publicar algo sobre los amoríos entre personajes, jeje). Además de ellos, conseguimos "captar" también a "la señorita de la bufanda naranja" y a "la señorita de los canguros imprevisibles" (también algún día daré explicaciones sobre estos curiosos sobrenombres). Al que no conseguimos convencer es al "señor del parquet dulce", que se fue contento a su casa una vez cenado un kebab obsesivo.
Y el concierto estuvo bien. El problema fue que al llegar tan tarde (unos por tragar despacio los kebabs y otras como yo por tardar más de una hora en encontrar sitio para aparcar, tanto que a punto estuve de darme la vuelta y volverme a casa... No es normal conducir más de hora y media para ir de Torrent a València...), Rebeca Jiménez ya había empezado, había mucha gente y ya nos quedamos cerca de la puerta en un lateral del escenario. Así que ver no veíamos y escuchar, pues se escuchaba un poco regular. Con el Sr Mostaza me lo pasé genial. Lo malo fue llegar a casa a las 3:00 sabiendo que al día siguiente tienes que madrugar y de golpe acordarte de que en realidad deberían ser las 4:00.

1 comentari:

Marta ha dit...

sí, yo te leo!! jjjj, me gusta lo de los sobrenombres! es chachi!

Besitos!