diumenge, 12 d’abril de 2009

Compuesta y sin novio

La sensación de quedarme tirada la tengo de vez en cuando. Algunas temporadas más frecuentemente de lo psicológicamente saludable. Últimamente esa sensación no me la produce una pareja despreocupada sino amigos demasiado ocupados.
Ayer pasé una buena tarde con "la senorita de la bufanda naranja", "el señor del parquet dulce" y "la señorita de los mitos maños".  Decidimos ir a Alboraia a tomar una orxata y, sabiendo que por la noche había quedado con "el señor de la razón perpetua" y seguramente también con "la señorita de las margaritas mágicas" y con su novio, al salir de la horchatería pedí para llevar unos fartons que sólo hacen allí y que sé que les encantan. Los paseé toda la tarde porque fuimos caminando desde Alboraia al centro de Valencia, bajo un cielo gris marengo y un viento un tanto desapacible. Al llegar al antiguo cauce del Turia apareció el sol a través de alguna abertura en las nubes iluminando los edificios de la Alameda de un naranja atardecer que contrastaba mágicamente con el gris oscuro del cielo. Lástima no haber llevado la cámara de fotos. Y mirando hacia el este, un arco iris empezaba a dibujarse,... la perspectiva nos engañaba haciendonos creer que nacía de la torre de Francia.
Cuando llegué a casa, llamé al "señor de la razón perpetua" y me dijo que no iba a poder quedar, que lo había llamado una amiga para ir a ver a otra amiga. A "la señorita de las margaritas mágicas" y su novio, no los conseguí localizar. Así que me quedé en casa y me tragué "Tre metri sopra il cielo", "Ho voglia di te" y los fartons que había comprado para ellos.