dimarts, 7 d’abril de 2009

El lanzador de latas

Si alguien lee este blog de manera asidua, sabrá que tengo por vecinas unas latas de refresco-cerveza un tanto impertinentes. 
Estoy sentada trabajando frente al ordenador. Eso supone que también estoy frente a la ventana y observo todos los movimientos extraños que se producen en este horrible pero ya familiar patio de luces. Pues lo que acabo de ver me ha dejado boquiabierta. 
Un chico de mi edad (con lo que ya se le debería suponer algun que otro dedo de frente) se ha asomado a la ventana del cuarto piso del edificio que hace ángulo con el mío. Ha mirado un poco, supongo que por asegurarse de que nadie lo veía, e inmediatamente ha lanzado una lata y ha cerrado la ventana. Incomprensible.
¿No sabe que las latas se reciclan? ¿No tiene cubo de basura en su casa? ¡Los pisos de esta manzana no son tan palaciegos como para cansarte si es que el cubo está en la otra punta de la casa! ¿No le molestan cuando comienza a soplar el viento? Quizá tenga problemas de audición. Lo que sí tengo claro es que tiene problemas de educación.