diumenge, 19 d’abril de 2009

¡Hasta mañana!

Cuando te das cuenta de que aún le eres imprescindible para ciertas cosas, aunque sean pequeñas; después de tiempo de sentirte inútil para él. 
Cuando después de eso te dice ¡hasta mañana! en lugar del últimamente típico ja parlem!... piensas: ¡Se ha liado! No debía decir eso pero se le ha escapado... Y te permites sonreir un poco, soñar 2 minutos y volver suavemente a la realidad. Con sensación de pétalos en lugar de puñaladas.