divendres, 25 de setembre de 2009

Los pensamientos resuenan

"Las revistas declinan. Las ideas que se plasman en papeles quedan momificadas. Los últimos pensamientos son tan etéreos que ya sólo podemos decirlos en susurros. Al oído. Volvemos la abeza por si alguien nos está oyendo.
No quedan templos bajo el sol.
¿No será que las ideas son frágiles?
Un pensamiento no queda encorsetado cuando se graba. Su frescura no reside en su inatrapabilidad. Un pensamiento pervive cuando pierde su propia voz y permite que resuene de otras maneras. De una lectura siempre emergen voces. Las revistas también emiten sonidos sin necesidad de complicados equipos multimedia. Al ver una hoja de papel, yo siento el aire vibrar físicamente a su alrededor. La facultad de leer y de ver también es inseparable de la de oír. ¿Hace falta educar el oído?
Algo tiene que ver con que haya obras musicales en las que sólo se ejecutan silencios, o resulte atractivo comprar libros en idiomas que desconocemos. "

Es pequeño, llueve dentro y hay hormigas
Soriano y Palacios

Otro cuento arquitectónico: aquí.