dijous, 8 d’octubre de 2009

Periquito en libertad

Anoche llegué de Andorra y de una cena espectacular, cansada del viaje y un poco afectada por el Campari, el vino y el cava... y me encontré con que había un periquito en mi casa. Se llama Wifly o algo así, yo lo llamaré Wifi, queda más tecnológico y etéreo. Se dejaba tocar y se subía a mi mano. Pero esta mañana lo he sacado de la jaula y ahora no lo puedo coger... Yo tampoco me dejaría enjaular.