dissabte, 24 d’octubre de 2009

Risotto alla zucca

Con eso de que esta noche cambian la hora (a las 3 serán las 2, así que dormimos, o salimos, una horita más!!!) me ha entrado complejo otoñal (no será por el tiempo... ¡porque vaya calorazo!). Y entre eso, las fechas en las que estamos donde todo se llena de calabazas (aunque aquí no hayamos alcanzado aún el nivel de invasión halloweeniana que sufrí en Firenze) y las ganas de cocinar que tenía para despejarme de la velocidad a la que van mis neuronas este finde; me he decidido a hacer un risotto alla zucca. Es una receta aclamada de la "signorina del pallavolo azzurro", propia de su terreta: Lombardia... No sé cuántas veces le pedimos que nos lo hiciese en mi casa fiorentina, aunque no era la única gran receta,... Bueno, pues a mi tampoco se me ha dado mal... Ahí va por si alguien quiere probar:
Ingredientes (para 4 personas):
1l de caldo de verduras
1 cebolla (o no, como en mi caso... ver a la derecha el apartado de "No m´agrada" para entenderlo... Pero bueno, la receta original la lleva...)
400g de arroz
300g de calabaza
100g de mantequilla
100g de queso (parmigiano reggiano a ser posible)
1/2 vaso de vino blanco

Preparación:
Antes de nada, poner a cocer la calabaza en el caldo de verduras (si no lo tienes, agua con un cubito de caldo de verduras va bien...;) durante unos 10 minutos una vez que el caldo ha empezado a hervir.
Mientras, derretir en una sartén o cazuela bastante grande la mitad de la mantequilla y la cebolla en cachitos enanos. Cuando la cebolla está bien dorada, añadir el arroz y el vino y removerlo todo durante unos minutos (sin dejar de remover para que no se pegue).
Añadir la calabaza ya cocida, y poco a poco ir añadiendo el caldo donde se ha cocido la calabaza. Dejar cocer unos 20 minutos. (Durante este tiempo ir comprobando como está de sal, y si es necesario añadirle. También le va muy bien un poquito de pimienta negra).
Cuando falten unos dos minutos para que esté cocido, añadir la otra mitad de la mantequilla y el queso (rallado o cortado en laminitas) y mezclar todo muy bien.
Dejarlo reposar unos dos minutos más y servir bien caliente.
¡Y a disfrutarlo!

(Las fotos son mías, eeeh! bueno, podréis comprobar que la vajilla no es ni de restaurante, ni de profesional, ni nada... es la mía y lo es desde que era pequeñita! jaja Fotos recientitas... de hoy a mediodía ;)